Mujer británica detenida en Dubai después de reportar violación

A una mujer británica, detenida en Dubái después de reportar una violación a la policía, se le ha dicho que deberá casarse con su prometido y retirar la denuncia si quiere volver a casa. La turista de 23 años de edad, dijo que fue atacada por un camarero que trabajaba en el hotel donde se hospedaba.

Cuando reportó el ataque a la policía, esta la arrestó por beber en un recinto sin licencia para de venta de alcohol y por tener relaciones fuera de el matrimonio con su prometido, un británico de 44 años.

La pareja (musulmanes) de Londres, pasó los siguientes dos días en las celdas de una comisaría de policía. Han sido puestos en libertad, pero sus pasaportes fueron confiscados por lo que no pueden salir del Emirato hasta que su caso sea oído por el tribunal.

Ayer se supo que a la mujer se le ha dicho que tiene que retirar la acusación de violación, admitir que estaba en estado de ebriedad en el momento de lo ocurrido y casarse con su prometido si quiere regresar a Gran Bretaña. La Embajada Británica en el Emirato casará a la pareja en cuestión de semanas con la esperanza de que los abogados retiren los cargos en su contra.

Amigos de la mujer comentaron al periódico "The Sun" que si no accedía a casarse se verá obligada a permanecer en Dubái hasta el juicio. Ella dijo: "Yo siempre soñé con una gran boda con toda la familia, pero ahora solo quiero casarme para salir de aquí. No he hecho nada malo, pero estoy petrificada ante la idea de terminar pudriéndome en la cárcel".

La pareja que se quedó en un Hotel cerca de la marina de £200 (222€/320$) la noche, viajaba a Dubái solo tres días por el Año Nuevo. En la víspera de Año Nuevo, su segundo día, su novio le propuso matrimonio y ella aceptó. La pareja pasó la noche de fiesta, celebrando el doble acontecimiento. Se entiende que la mujer bebió tanto que se desmayó en los lavabos del hotel, donde un camarero Sirio está acusado de haber tenido relaciones sexuales ilegales con ella.

Cuando la pareja (se cree son de ascendencia pakistaní), se dio cuenta de lo que había sucedido, inmediatamente contactó a la policía. Ellos terminaron conmocionados cuando los detectives los arrestaron por sospecha de ebriedad y de haber tenido relaciones sexuales. El sexo fuera del matrimonio y el consumo de alcohol es ilegal, pero la policía suele ser más indulgente con los extranjeros blancos y  no musulmanes. En este caso, sin embargo, es probable que los oficiales hayan sido más estrictos, porque la pareja es musulmana.

Kate Allen, de Amnistía Internacional, dijo: "De ser correcta esta información, esta sería la última instancia en que las autoridades pisotean los derechos humanos en los llamados casos "morales". "Deberían estar investigando la alegación de si un delito real - violación - puede haber tenido lugar".

El Ministerio de Relaciones Exteriores dijo que la embajada en Dubái estaba dando asistencia consular a la pareja.