mamá a los 17

Soy una chica de 17 años, y me gustaría compartir mi historia con ustedes. Yo salí embarazada sin realmente quererlo, es decir no tomé las precauciones necesarias y me rehusaba a ser madre, motivo por el cual no me quería quedar con el bebé.

Mi embarazo fue algo problemático, había contactado a una pareja que yo sabía no podría tener hijos y les propuse si lo querían, pero en el fondo también cabía la posibilidad de que me encariñara con él. Ellos aceptaron quedarse con mi bebé, siempre estuvieron pendientes. Los meses pasaban y yo sin darme cuenta me encariñé con mi hijo. Mis padres me habían dicho que si estaba realmente decidida en darlo en adopción que ya pronto nacería y que la pareja solo estaba pendiente si se los iba a dar o no como habíamos acordado. Mis padres y yo hablamos con la pareja y se les dijo que finalmente nos íbamos a quedar con el bebe. Ellos tristemente aceptaron la decisión final, ya que me había responsabilizado por él.

No entendí por que iba a dar a mi bebe en adopción, pienso que era por la edad propia de la inmadurez, y finalmente me di cuenta del grave error que iba a cometer.
 
Finalizando ya el mes de Agosto en horas de la tarde, comencé como a sentir unos dolores de vientre y se lo dije a mi mamá, y ella me dijo que ya había llegado la hora. Nos trasladamos al hospital y rápidamente me prepararon para la labor de parto. Fueron muchas las horas de dolor, pero todo terminó tan pronto me dijeron que había tenido un hermoso niño varón, el cual me pusieron en los brazos. Era tan pequeño, tan indefenso, que en esos momentos me repetí que horrible error iba a cometer a no quedarme con mi hijo. Hoy por hoy, me estaría reprochando el haber entregado a mi hijo a otra familia, que sería de él si hubiese pasado. El solo hecho de pensarlo me pone inmensamente triste por tan grave error que iba a cometer en ese entonces.


Esta increíble historia de juventud y amor nos la enviaron desde Venezuela. La responsabilidad de ser madre es muy grande en especial para chicas tan jóvenes como esta. Por suerte ella contó con el apoyo de su familia.


(Venezuela)